Ascensor urbano Amaña

+info

Ascensor urbano Amaña

Ascensor urbano entre las calles Tiburtzio Anitua y Karlos Elgezua

Año: 2019

Situación: Eibar, Gipuzkoa

Proyecto: TAPER + VAUMM

Ingeniería estructuras: Ingeniería Garuz

Promotor:  Ayuntamiento de Eibar

Constructora: Obegisa

Fotografías: Biderbost Photo

La solución adoptada consiste en una torre de ascensor exenta y una pasarela “quebrada” -conexión horizontal-, de manera que la torre de ascensor salva un desnivel de aproximadamente 20.55 metros de altura.

 

La torre del ascensor se ubica de forma que posibilita la consecución de un buen trazado de la pasarela, con la intención de alejar esta de las viviendas lo máximo posible. Así mismo, la ubicación de la torre trata de minimizar su impacto visual  al remeterse ligeramente respecto a la alineación de las viviendas.

 

Esta posición remetida permite generar un espacio previo de acceso con cierto desahogo, así como recualificar los muros de contención existentes integrándolos dentro de la propuesta. La modificación geométrica de la plaza implica una ligera alteración de sus pendientes, así como de la posición de las escaleras, con el objetivo de generar un acceso más claro y fluido. La plaza se define mediante una serie de triángulos, en sintonía con el lenguaje de la propuesta, e incluye dos pequeñas zonas ajardinadas junto con un banco. El acceso al ascensor se realiza a través de una zona cubierta que aparece como una grieta en el terreno desde la que emerge la torre del ascensor.

 

Tras desembarcar en la parada superior, una pasarela peatonal conecta la torre del ascensor con la calle Karlos Elgezua. La pasarela, compuesta por tres tramos y con dos apoyos intermedios, salva una luz de unos 34m. En el desembarco de la calle Karlos Elgezua se produce un pequeño ensanchamiento de la acera para ampliar la visibilidad del acceso a la pasarela.

 

Se busca el mínimo impacto estético y volumétrico de la edificación sobre el entorno urbano. La ligereza de la estructura y la posición estratégica de las pasarelas alejadas de los edificios de viviendas contiguos garantizan la intimidad de las viviendas. La visibilidad máxima de los accesos al ascensor, asi como la transparencia de la torre, garantiza la seguridad de los usuarios.

 

Prima la durabilidad de los materiales y las bajas necesidades de mantenimiento a la hora de elegir los materiales y las soluciones constructivas.